Sindicato Independiente Trabajadores Aspla | !No tendrás buenos momentos!
40
post-template-default,single,single-post,postid-40,single-format-standard,ajax_updown,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

!No tendrás buenos momentos!

!No tendrás buenos momentos!

Bajo la presión de caciques sin apenas cultura y con muy poca educación, sobrevivimos unas cuantas generaciones de obreros que no tenemos otra pretensión mayor que la de venir a Fábrica a cumplir con nuestras 8 horas de trabajo.

Eran tiempos no muy lejanos –aunque venían heredados de otras épocas que sólo merecen el olvido- pero que al titiritero que manejaba los hilos de aquellas despreciables marionetas le interesaban este tipo de actuaciones, le reportaban muchos beneficios y como niños en la puerta de un colegio con caramelos de colores, los tenía comiendo en sus manos.

El relevo generacional propició que aires nuevos barrieran toda esta muralla humana aunque alguno tuviera que irse de la mano de su testigo. Aires de grandeza han traído –más de uno aún con el libro de la “uni” debajo del brazo- y piensan que esto es el país de las maravillas. ¡Así nos va!. No hay más que hacer una comparación de estos nuevos “responsables” de su forma de ser, de cuando empiezan a cuando llevan un tiempo. Al principio suelen ser personas, luego…. ¿qué les pasará?.

Los más listos, de una forma o de otra, sobreviven en este mundillo amoldán- dose a las circunstancias de sus relevos, de sus compañeros.

Se dan cuenta de que hay que saber obtener el término medio entre toda esa gente de la que dependen para echar adelante lo que se les exige como responsables y la Empresa, ante la cual tienen que justificarse. Pero otros, y en concreto otro, nada de nada.

A ti de nada te van a servir esas formas de sargento chusquero, esos andares soberbios que denotan tu frustración social o tu “blanquita” mala leche. Acabarás chocando con gente que ha sufrido las inclemencias de dictaduras pasadas, a la cual no vas a conseguir imponerte. No les importará lo que te joden o dejas de joder fuera de aquí. Simplemente harás rebrotar odios aletargados en el tiempo, ese que les ha dado experiencia, y que en combinación destruirá de un soplido el castillo de naipes que te están dejando construir en esta empresa.

Aquí dentro, el tiempo, cuando te quieras dar cuenta, es una vida que se pasó y que no podrás volver a repetir. ¡Qué triste será cuando te echen y saliendo por la puerta de atrás, intentes llevarte al menos buenos momentos dándote cuenta tarde que nunca los tuviste!.

Nota : carta recogida de nuestro buzón en Fábrica. Gracias por tu colaboración.